El mayor regalo que nunca me podrían haber hecho: Golpeado hasta darme por muerto: Ser encontrado debajo de tren de la ciudad.

A lo largo de la historia, los seres humanos han vivido, reído y aprendido a través de la narrativa y los cuentos. Al hablar de mi accidente por primera vez públicamente, me viene a la mente una parábola especialmente significativa: El sembrador y la semilla. El punto de la historia no es el sembrador, ni siquiera la semilla. Es la tierra lo que más nos debe preocupar. Sin las condiciones adecuadas (nutrientes propios) presents en el suelo, la semilla (tú) no prosperará ni crecerá, deteriorándose así hasta llegar a la muerte.

Al igual que ocurre con los traumas humanos, sin los nutrientes adecuados de amor, cuidado, compasión, autocomprensión profunda y perdón, uno no puede esperar recuperarse o curarse a sí mismo. Al igual que el destino de la semilla está determinado por el suelo en el que cae, también lo está su recuperación. Si cae en un terreno rocoso, no recibirá el alimento adecuado y dejará de vivir. Si se coloca en las condiciones adecuadas, florecerá y crecerá hasta convertirse en un ser humano sano, aportando luz a un mundo tan necesitado.

Recién llegados los vientos invernales de la ciudad competitiva, me senté a relajarme, a tomar un respiro. La vida era buena, o al menos eso creía. Había fundado recientemente una empresa financiera en Filadelfia con un socio silencioso. Y estaba creciendo rápidamente por encima de nuestras posibilidades. No podíamos encontrar espacio de oficina ni contratar empleados con la suficiente rapidez para acomodar nuestro rápido crecimiento expansivo; las ventas batían nuevos récords cada mes. La crisis financiera de 2008 estaba en pleno apogeo y estábamos bien posicionados para ayudar a los propietarios de viviendas con problemas, a los que necesitaban una mitigación de pérdidas o una negociación.

Era la época navideña y decidí llevar a uno de mis empleados, un traductor peruano de español, a una comida de agradecimiento. Tuvimos una espléndida cena en un pub irlandés, repleta de Guinness y violín irlandés. Poco después, una vieja amiga me llamó por teléfono para que me uniera a ella y a unos amigos que estaban de visita en su bar favorito de la esquina para alegrar las fiestas y celebrar mi recién encontrado éxito empresarial en otro barrio de la ciudad, a poca distancia. Tenía que volver a Nueva Jersey para reunirme con un viejo amigo, Dominic. Ese encuentro nunca se produciría.

Tras haber tomado mi buena ración de bebidas navideñas, decidí que era más seguro que me llevaran a casa. Me sentía bastante bien; era una época de juerga. El negocio estaba en auge y era tiempo de celebración. Mi lema en la vida era siempre dejar que los buenos tiempos se desarrollen: Carpe Diem, aunque sea de bote en bote. La seguridad no siempre estaba al frente de la lista. A las once y cuarenta de la noche, más o menos, se acabó la noche y salimos a la calle para llamar a un taxi – sin saber el destino que me esperaba a pocos minutos de distancia.

Después de sentarme en el asiento trasero del taxi, de intercambiar saludos con viejos y nuevos amigos, y de decirle al conductor que me llevara a Nueva Jersey, la vida tal y como la conocía cambiaría para siempre. Algo terriblemente malo ocurrió en ese momento. Cinco horas más tarde me despertaría en una camilla, en un pasillo frío y oscuro, con un sacerdote a mi lado. Padre, declaré, desesperado: “¿Estoy muerto – estoy en una morgue?” “No, hijo mío, has sufrido un trágico accidente,” dijo. Esas palabras quedaron grabadas para siempre en mi memoria.

Nada podría haberme preparado para ese momento. Era la primera vez en mi vida que sabía que estaba solo (o, al menos, eso creía); no había ninguna llamada telefónica que hacer, ninguna persona que pudiera ayudar a resolver esta emergencia. Después de diez segundos de lástima, mientras estaba tumbado con el cura a mi lado, sin poder sentir mi cuerpo por debajo del cuello, una vocecita se acercó a mí y me dijo: “Sí, Steven, es malo. Has tenido un accidente muy trágico. Será difícil, será casi insuperable, pero, [con mi guía estarás] bien. Volverás a caminar y seguirás ayudando a los demás de forma extraordinaria.” Inmediatamente el dolor disminuyó, una sensación de paz y calma se desplegó, dejándome en estado de trance, una profunda paz mental.

Desde ese momento no volví a mirar atrás, no volví a tener compasión de mí mismo ni de la situación. Estaba decidido a superar esta devastadora tragedia con una fortaleza que tengo hasta hoy, sin saber de dónde venía.

Inmediatamente, mi atención pasó a ser positiva, decidida a que esto no me vencería, a que volvería a caminar. El sacerdote continuó con su prescrito desvarío religioso, pero yo le pedí más bien que se centrara en la solución. No le gustó la petición y salió corriendo para no volver. ¿Podría sobrevivir a este trauma? ¿Podría volver a ver a mis amigos y a mi familia? Había tantas incógnitas – era mentalmente devastador mientras estas preocupaciones pasaban por mi mente.

Sin embargo, sin regodearme en la autocompasión, era difícil no dejarse llevar por la emoción. ¿Sobreviviría mi negocio, quién dirigiría ahora mi empresa, podría volver a tener relaciones sexuales – matrimonio o bebés, mis piernas se repararían solas – volvería a acampar o a ir de excursión al bosque, cómo se pagarían las factures – habría suficiente dinero? No me di cuenta en ese momento, pero el accidente se convertiría en el mayor regalo de mi vida: una segunda oportunidad.

Pensé que la mayor parte de mi memoria, desde el momento en que subí al taxi hasta que me desperté en el centro de traumatología de Jefferson Health, se había borrado – como resultado de la activación de la respuesta reptiliana de lucha o huida del cerebro. Como mecanismo de defense psicológico incorporado en el cuerpo, la parte del cerebro que se ocupa de la memoria a menudo se apaga en un trauma. Pero, a través de una investigación adecuada, y con la ayuda de un prestigioso bufete de abogados de la ciudad, salió a la luz información adicional sobre los hechos ocurridos aquella fatídica noche.

Tras la investigación, se determinó que yo era un fantasma, que no había sido visto por ninguna cámara en un área de ocho manzanas a la redonda. Mi taxi estaba fuera de la vista de las cámaras del restaurante. Salí de la zona grabada sólo unos metros, pero fue suficiente para ocultar en qué taxi me metí. De algún modo, acabé a unas cuatro manzanas de distancia, golpeado y dado por muerto en un callejón de la ciudad. Lo sabemos gracias a los registros de los móviles y a la triangulación. Se hicieron dos llamadas telefónicas a dos amigos cercanos para pedir ayuda. Nadie respondió. Eran las 03:30 en ese momento – bastante tarde para responder a una llamada de un amigo tan salvaje como yo.

Al ingresar en el centro de traumatología, los médicos y los cirujanos estuvieron hablando durante lo que parecieron años, pero finalmente se llegó a un consenso. Al parecer, me golpearon con un objeto grande, largo y pesado, probablemente de metal. Lo determinaron por la anchura y la longitud de las marcas de los golpes en mi espalda, en tres lugares. Los golpes que me infligieron estaban destinados a matar. El golpe en ángulo de 45 grados en mi cuello hizo que seis vértebras estallaran como granos de palomitas calientes, haciendo que los huesos tocaran mi medulla espinal, lo que provocó una tetraplejia: parálisis en las cuatro extremidades. Pero un traumatismo puede hacer que el cuerpo reaccione de formas inimaginables para sobrevivir o encontrar seguridad.

Hay algún pequeño recuerdo de que me desperté en el callejón a última hora de esa noche, pero es difícil decir qué es real y qué es imaginado, qué partes está rellenando el cerebro para dar sentido o para completar una narración, sin saber dónde quedó la historia y dónde empezó el sueño surrealista en el que me desperté. Sin embargo, recuerdo que estaba a cuatro patas, con un gran dolor, plenamente consciente de que estaba en graves problemas, dándome cuenta de que estaba experimentando un grave trauma – que la mierda había golpeado el ventilador. No está claro cómo llegué a la estación de tren, si arrastrándome o caminando con adrenalina. Un cuerpo bajo un trauma severo, inducido con adrenalina, puede realizar hazañas extraordinarias.

Cuarenta minutos después aparecí en las cámaras de circuito cerrado entrando en la estación de tren. Recuerdo en todo el malestar, como si me hubieran estampado como un soldado: encontrar un camino a la seguridad. Por supuesto, en retrospectiva, después de saber lo que sé ahora, tratando de eliminar cualquier prejuicio, que sólo tendría sentido para volver a un lugar seguro, mi casa – a través del tren. En mi estado de confusión, pensé que podría llegar a casa, dormir y luego buscar atención médica. Estaba muy equivocado.

La mayor parte del tiempo que pasé en la estación de tren fue un borrón, como la mayoría de los recuerdos de esa noche. No tengo claro cómo llegué a la estación, pero una vez allí, recuerdo algunas acciones, pero sobre todo pensar que debo llegar a casa, debo llegar a casa. Al cabo de un rato, la adrenalina se desvaneció y apareció el dolor – un dolor que no se puede describir con palabras. Era como si se hubiera encendido una antorcha en la parte inferior de mi columna vertebral. Decir que me sentí como si me hubieran electrocutado con cables de alta tensión con un fuego inagotable dentro de mis pulmones sería quedarse corto.

Durante los últimos nueve años he pensado en lo que podría haber provocado este trauma. Hay tres posibilidades que yo y otras personas cercanas a mí hemos considerado: 1. hubo una discusión con el taxista que llevó a un altercado físico en la calle; 2. se produjo una discusión con el taxista, lo que hizo que me bajara del taxi y luego encontrara mi destino en el duro callejón de la ciudad; o 3. me bajé del taxi sin pagar, lo que me llevó a la muerte. Me bajé del taxi sin pagar, me fui caminando, él me persiguió y me golpeó por la espalda, luego me arrastró por un callejón para rematar la faena. Creo que podría ser la primera, pero no estoy seguro.

Inmediatamente pude sentir dolor en todas las partes de mi cuerpo, lo que me provocó episodios de visión borrosa y desmayos físicos. Después de lo que me pareció un año, por fin llegó un tren a la estación y alguien intentó ayudarme, pero me dolía demasiado. Mientras me balanceaba con el cuerpo de un lado a otro en la silla del andén, fruto del dolor que sentía, de repente se me pasó la adrenalina. Al cabo de unos minutos, me levanter para mirar por las vías en busca de algún tren que llegara. Sin pasar por los topes de seguridad del borde del andén, y sin que hubiera ningún tren a la vista, me apoyé en un pilar, y entonces, como un árbol en el bosque, caí dos metros más abajo sobre las vías. Sabemos que estos detalles son exactos, ya que lo atestiguan varias grabaciones de las cámaras de seguridad de las estaciones de tren.

Recuerdo que sentí un fuerte golpe contra mi cuerpo. Sin darme cuenta de dónde estaba ni del peligro inminente que me acechaba, no era consciente de los cambios que iban a alterar mi vida. Sin recorder totalmente el suceso, sí recuerdo haber mirado hacia las vías y haber visto unos faros que venían directamente hacia mí. El tren que esperaba llegaría 2 minutos y 17 segundos después. En ese momento, sentí una ráfaga de viento, mi cuerpo rodó – entonces, todo se volvió negro.

Allí estaba, en colisión directa con un tren en movimiento. Y además era el expreso. El tren no se detuvo por mí; no tuvo tiempo suficiente. El conductor juró después que había atropellado a un niño. Dado por muerto hasta que se cortó la electricidad del tercer carril, a la espera de que llegara el forense de la ciudad con una bolsa para el cadáver, un grupo de bomberos, policías y médicos se quedó de pie, charlando y bebiendo café. Mas tarde vi la luz, después de veinte minutos más o menos, un policía que acababa de regresar de la guerra, pensó que había visto cosas mucho peores en los campos de batalla de Afganistán y que vería si por casualidad había sobrevivido.

Saltó a la zona de las vías, metiéndose debajo de los vagones con la fuerza de sus brazos y manos, hasta llegar a mi cuerpo. Al localizar mi brazo, palpó el pulso y pidió que me subieran los médicos. Más tarde me enteré de que los transeúntes que observaban la escena lanzaron un grito de júbilo cuando escucharon por la radio la noticia de que yo podía haber sobrevivido. Más de un chorro de café debió de golpear la pared de la estación cuando se oyó esa noticia. El maquinista del tren ya había sido llevado a una evaluación psicológica. Más tarde se enteró, a través de un amigo policía, de que yo había sobrevivido.

Menos mal que uno de los mejores centros de traumatología de la Costa Este estaba a sólo cuatro manzanas de distancia. En pocos minutos me tenían en una camilla y en la parte trasera de la ambulancia. Recuerdohaber estado brevemente en una, con las sirenas sonando, pero no estoy seguro de si fue un sueño o algo real. Mi madre me dijo que hablé del viaje de emergencia mientras estaba en la unidad de trauma. Muchas cosas que se dicen en el momento de un traumatismo se olvidan más tarde, como consecuencia de la morfina y otras drogas, además de los efectos de una noche de fiesta.

Los médicos y todo el personal médico de apoyo de Jefferson Health fueron un regalo del cielo, haciendo que mi estancia allí fuera lo más cómoda y complaciente posible. Mi estancia en la UCI, donde pasaría las Navidades, se vio amenizada por uno de mis cuatro enfermeros a tiempo completo, Mark, un músico que una noche entró en mi habitación tocando villancicos con su violín. Lloré. Mi equipo de médicos, cinco en total, parecían preocupados por mi cuidado como si fuera uno de sus propios hijos – era algo muy sincero, y marcaba la diferencia a la hora de pasar las vacaciones completamente solo en una unidad de UCI.

El destino quiso que mi cirujano no sólo fuera un médico de primera clase, sino también un caballero de la curación pragmática, siempre interesado en los nuevos y locos tratamientos que yo estaba considerando o utilizando para recuperarme, para poder compartirlos en beneficio de otros pacientes a su cargo. Fue su nivel de compasión y preocupación por el bienestar y la recuperación de sus pacientes lo que ayudó a mantener mi fuego interior encendido. El 90% de la recuperación y la curación es psicológica; y él fue absolutamente crítico en ese proceso al no darme porcentajes o probabilidades de caminar, o cualquier nivel de recuperación, lo que resultó en no llegar a la línea de meta antes de haber tenido la oportunidad de comenzar la carrera.

Tras mi prolongada estancia en el Jefferson, me enviaron a una residencia de ancianos durante seis semanas para que mis huesos pudieran curarse, lo que era necesario para poder ingresar en un hospital de rehabilitación. Después de que mis huesos se curaran lo suficiente como para poner un cincuenta por ciento de peso en cada pierna, de múltiples pruebas físicas y de una entrevista en persona, me aceptaron y me trasladaron al Hospital de Rehabilitación Magee de Filadelfia. Una institución puntera en lo que respecta a las lesiones cerebrales y de la médula espinal, de la que estoy enormemente agradecido.

Ahora forma parte del mismo sistema hospitalario, Jefferson Health, pero en aquel momento era el único hospital independiente que quedaba en el país, y Magee es uno de los mejores hospitales de rehabilitación del país. Su lema es: El camino de vuelta empieza aquí. Mi equipo allí me proporcionó sin duda las condiciones adecuadas para hacerlo. Mi terapeuta principal, Elizabeth Watson DPT, fue el eje central; uniendo mis metodologías de curación fuera de lo común, como el tratamiento con láser frío y otros tratamientos de vanguardia de tipo electromagnético, con su educación y experiencia ayudando a otros a recuperarse y sanar. Carol Owens, la gerente, merece una medalla de honor por aguantar mi irascible personalidad.

Era consciente de que mi recuperación y cualquier curación verdadera sólo se producirían si se daban las condiciones adecuadas. Como ocurre con la semilla y la tierra, si la tierra no se nutre y se riega adecuadamente, la semilla morirá a pesar de todo. Un amigo cercano, Danny, médico, me visitó mientras estaba en el hospital y me dijo: “Steven, sé que esto puede sonar extraño, pero tienes que aprender a amarte a ti mismo de nuevo, algo así como hacer el amor a tu mente y a tu cuerpo.” Sí, me sonó muy extraño, pero en el fondo resonó en mi alma, en mi yo interior superior. Entendía claramente mi confusión.

Antes del accidente, decir que era capaz de comprender o proporcionar amor propio a través de la compasión y el perdón hacia mí mismo, sería el equivalente moral de apostarlo todo al chico más bajo de tu equipo de baloncesto para que hiciera un mate: simplemente no es posible. Me resultaba muy difícil aceptar la ayuda de los demás, en todos los sentidos. Era un poco pesado, demasiado crítico consigo mismo y con los demás. Sólo eligiendo el camino menos transitado, el viaje de las mil millas, soportando un interminable trabajo y tormento mental, que tuvo como resultado una brutal recuperación física y una verdadera curación, pude encontrar la compasión de uno mismo, sin la cual nunca habría habido ninguna esperanza duradera de paz interior, empatía o mejora terapéutica simpática.

Todo comienza con la compasión por uno mismo y por las circunstancias en las que uno se encuentra. Incluye la forma más elevada de perdón – el verdadero perdón incondicional, no sólo de uno mismo sino también de los demás. Perdonar a los demás no es para su beneficio, sino para el tuyo – te permite encontrar la paz mental para dormir bien por la noche. La recuperación requeriría una lista aparentemente ilimitada de requisites para fructificar. Pero sin las condiciones adecuadas, tú, la semilla, no crecerás ni florecerás hasta convertirte en una planta sana, capaz de aportar bondad y luz al mundo.

Sin un perdón interior más profundo y un alimento de amor propio no habría encontrado los medios para escribir mi libro, Unbreakable Mind, como una devolución a la comunidad, mi forma de devolver el favor. Ayudando a otros que se enfrentan a la lucha en la vida. Fue a través de ‘Doing The Dirty Dishes’ de la vida, enfrentándose a los mayores desafíos, superando los miedos y la adversidad, lo que proporcionó el terreno adecuado para sanar. Pensé que, si un tren no me mataba, debía haber una razón para mi existencia. Sin ese sistema de apoyo a la autoestima, que me proporcionó una base sólida, y a través de la autocompasión y el perdón insondables, la superación de los errores y los arrepentimientos del pasado, mi cohete no habría logrado salir de la plataforma de lanzamiento, auto-inmolándose en una pila de cenizas de sí mismo sin valor.

En nuestras vidas, no podemos elegir dónde cae la semilla, que es el resultado de una intensa fortaleza y coraje: la incapacidad de convertirse en víctima de la vida. Sin embargo, podemos proporcionarle el major entorno en el que la encontremos para que pueda crecer y convertirse en una superviviente. Al igual que regarías y darías luz solar a una planta, también debes hacer lo mismo por ti mismo, alimentando tu cuerpo y tu alma como si fuera la fotosíntesis. La autodeterminación y el compromise son las piedras angulares de cualquier viaje exitoso. Al final del día, podemos elegir si nos convertimos en una hierba marchita o en un ser humano maduro capaz de ayudar a los demás en su propio viaje de curación.

Cita del día: “Las circunstancias no hacen al hombre, sólo lo revelan a sí mismo.”

 — Epicteto

FOTOS de mi mundo viaja en silla de ruedas – DALE CLIC.

Mi LIBRO – DALE CLIC. Mi SITIO WEB – DALE CLIC.

Gracias su por amor y apoyo. Amor y luz.

Publicado por docomo25

Steven Quigley, by age eight, was already an entrepreneur with his first business. He has traveled the world extensively, living in many countries, meeting people and collecting experiences that would later form his future. Before first having spent many years in South Asia, he eventually settled into a sales position on Wall Street. It was not long before he was back to business, eventually creating his own consumer finance firm, before his meeting with the express train – that changed everything. After a long journey inward, including recovery and healing from quadriplegia, he has re-emerged a new man, and is currently learning to walk again. He was enrolled as a graduate student at University of Pennsylvania until he withdrew to write his first book, Unbreakable Mind. As a result of that life changing journey, though some would say a natural fit, he is now an international speaker, author and clarity coach.

2 comentarios sobre “El mayor regalo que nunca me podrían haber hecho: Golpeado hasta darme por muerto: Ser encontrado debajo de tren de la ciudad.

  1. Eres un verdadero maestro en entender la vida y abrír la cabeza a los demás con cosas positivas. Tu forma de pensar y como sonriendo enfrentes todo en la vida. Tu historia me da fuerza para seguir delante.demasiado humilde y valiente! No me puedo imaginar por el dolor que allá pasado

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho la lectura , muy interesante , ya desde el enunciado engancha , nadie esperaria sacar algo bueno de una situacion asi , pero el escritor tuvo que viajar al centro de su alma para poder sanarse, lo recomendaria a mis amigos que han o estan pasando situaciones tan dificiles. Mi respeto hacia este escritor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: