¿Crees que los sitios o las aplicaciones de citas en línea te darán la felicidad? Deja de aprender a mirar hacia fuera; empieza a aprender a mirar hacia dentro: desliza la parte superior izquierda hacia la papelera.

¿Hasta qué punto hay que estar desesperado para entrar en el inescrupuloso mundo de las citas on line, o para descargar una aplicación como Tinder en el teléfono? La respuesta: aparentemente, mucho. ¿Qué le ha pasado a la sociedad moderna en 2019 para que ya no dejemos que el universo siga su curso natural, sino que lo moldeemos y le demos forma en cada esquina de la calle o en la cafetería de barrio, cuando salimos a pasear, cuando nos conviene para nuestras vidas siempre tan excesivamente ocupadas, determinando si alguien es digno de nuestro tiempo o, en cierto modo, de un revolcón en las sábanas, con el golpe de un dedo? ¿Qué posibilidades reales te da eso de encontrar un amor verdadero que te lleve al matrimonio y a la familia? En lugar de eso, ¿es más probable que encuentres a un friki en las sábanas que te haga el regalo que sigue dando: una enfermedad de transmisión sexual; o peor aún, ¿un embarazo no deseado? Espero que no vivas en el sur profundo.

¿Cómo lo hacían nuestros antepasados? Así no, sin duda. ¿Cómo se conocieron nuestros abuelos? ¿Eran sus vidas más fáciles y las nuestras más ocupadas, más complicadas? ¿Es por nuestra propia culpa: la insaciable necesidad de ocuparnos hasta el punto de agotarnos o de sufrir un colapso mental? ¿Estás siendo presa del marketing social diseñado por psicólogos que saben cuáles son tus inseguridades y botones de gratificación instantánea, explotándolos al máximo, mientras sonríen al banco mientras conducen a su casa de playa de fin de semana? ¿Es possible que exista otro método o forma de emprender este proceso que se considera insoportable? ¿Está usted dispuesto a tomarse diez minutos de su estresante vida para explorar tales opciones, o está demasiado ocupado en pasar a la derecha? Parece que estás excesivamente ocupado en ser feliz.

“Tu visión sólo se aclarará cuando puedas mirar dentro de tu propio corazón. Quien mira fuera, sueña; quien mira dentro, despierta.”

— Carl Jung

Es viernes por la noche, y mientras estoy aquí sentado en mi casa reflexionando sobre cómo voy a pasar el fin de semana, no puedo evitar pensar en toda la gente que sale a los bares y otros locales a divertirse bebiendo, ligando, bailando y escuchando música con amigos a los que, si se les preguntara si son felices, responderían inmediatamente un rotundo “sí.” Pero, ¿es realmente así? ¿Cuántos de ellos son realmente felices? ¿Cuántos se están engañando a sí mismos, y posiblemente engañando a otros en el proceso? ¿Cuántos de ellos caerán en la trampa de despertarse junto a su pareja cinco años después, desconcertados por quién es esta mujer que duerme a mi lado, preguntándose con quién se han casado? Mejor aún… ¿quién soy yo? ¿Son siquiera conscientes de lo que está ocurriendo, de cómo están despilfarrando el único bien que no se puede recuperar: el tiempo? Quizá a los únicos que engañan son ellos mismos.

Las estadísticas y los estudios psicológicos nos dirían otra cosa. Con más del 70% de las personas que reconocen estar en un trabajo que odian; el divorcio supera sistemáticamente el 50%, y las tasas de insatisfacción matrimonial con sus parejas se sitúan en máximos históricos, uno podría pensar lo contrario. La depresión y el suicidio también están en cifras históricamente altas actualmente en los Estados Unidos. Estamos tomando más medicamentos para la ansiedad y la depresión de los que se pueden registrar, y sin embargo seguimos siendo menos felices como sociedad, en general, y en la vida y nuestras relaciones, en particular. Si piensas, como es la manera americana, que la teoría de la bala de plata resolverá tus males – que ir a ver a un hombre o mujer en una bata blanca de laboratorio con una educación sobrevalorada que los convirtió en un gran diagnosticador y un pobre sanador, con un DR al final de su nombre, te asistirá o ayudará a resolver cualquier cosa – tengo una parte del puente de Brooklyn para venderte, a un precio reducido; que, sólo hoy, está a mitad de precio.

Desmesuradamente, la alegría se confunde con la felicidad; la gente piensa que son lo mismo. Muchas cosas nos proporcionan alegría diaria, pero eso no significa que seamos felices en la vida como resultado. Ambas cosas son muy diferentes. Una es un sentimiento temporal de euforia, mientras que la otra es una forma de vivir la vida, con una profunda realización interior y satisfacción de nuestras decisiones. La lengua sólo pesa una media de 65 gramos, pero son muy pocos los que pueden hacer coincidir sus palabras con sus actos. La felicidad no consiste en conseguir lo que se quiere en la vida, todo el tiempo, sino en apreciar lo que se tiene en la vida y tener gratitud cada día. Cada día el sol se pone, pero cada mañana vuelve a salir. Hay una sabia porción de sabiduría proverbial japonesa ofrecida en mi libro Mente Irrompible: Caer siete veces, levantarse ocho. Pues bien, mi amigo, es hora de volver a subir al caballo metafórico y empezar a vivir la vida de nuevo. La felicidad está llamando a tu puerta.

Cuando no estamos ridículamente ocupados montando nuestro caballo de la historia, somos increíblemente rápidos en huir de nuestro dolor. Pero no todo el dolor te hace daño, la mayoría trae crecimiento a tu vida también. Nos hemos convertido en una sociedad de flores delicadas que corren a esconderse a la primera señal de descontento o dificultad. Sólo cuando aprendemos a salir de nuestra zona de confort y a confiar en el proceso, abrimos las puertas a la mejora real. El cambio no es fácil: requiere una gran dedicación para reprogramar lo que se fijó en tu construcción mental, bloqueada a los siete años. Acepta las tormentas de transformación en tu vida, porque son las que dan lugar al mayor cambio y crecimiento interno. Pasa un tiempo considerable en la vida contigo mismo, si no puedes ser feliz contigo mismo, ¿cómo vas a llevar una vida de felicidad o permitir que otros te amen por lo que realmente eres? Tu propósito divino está por delante. ¡Arre!

No hay errores en la vida, ni en las situaciones, ni en las personas, ni en los acontecimientos: Al final acabarás donde debes estar en la vida, con la persona con la que debes estar – ten paciencia. Convertirte en la prioridad número uno no es egoísta, es necesario, está inextricablemente ligado a tu capacidad de encontrar la felicidad. Aunque muchos anuncios inteligentes o aplicaciones comercializadas te convencerán de lo contrario, la felicidad no es un destino u objeto que puedas ir a una clase para conseguir, encontrar a través de una descarga en tu teléfono o comprar de la estantería, es un estado del ser. No te conformes, que es lo que estas aplicaciones provocan en innumerables personas desprevenidas. Dejando a un lado razones psicológicas como el miedo a perderse algo o a quedarse solo, un día encontrarás a alguien que te quiera por lo que eres, golpes y magulladuras incluidos; al fin y al cabo, son esas pruebas y tribulaciones de la vida las que te han hecho ser quién eres hoy. Sin presiones, sin diamantes.

El amor no tiene condiciones; aprende a amarte incondicionalmente, ante todo. Nunca desees ser mejor que nadie que la persona que eras ayer. En la vida, tener expectativas fijas y el apego a los resultados son dos formas seguras de conducirte por un camino hacia la infelicidad. Toma el camino menos transitado, hacia el interior, porque ahí es donde prevalecen las mayores recompensas. Y dado que eres tú quien pasa más tiempo contigo mismo, puedes considerar que esa sea tu primera parada. Aprende a mirar hacia dentro, no hacia fuera, porque ahí es donde encontrarás la felicidad eterna, la satisfacción. Tu corazón sabe lo que quiere, a pesar de la interminable cacofonía de pensamientos de tu mente, así que dale tiempo: llegará cuando la coyuntura sea la adecuada.

Sin los días malos no aprenderías a apreciar los buenos: vivimos en un mundo dualista. Tú eres el dueño de las llaves de tu felicidad; nunca permitas que otro tenga las llaves – o que controle tu energía. Al fin y al cabo, somos los únicos responsables de cómo nos sentimos. Si le das ese poder a otra persona, te sentirás infinitamente decepcionado, probablemente culpando a otros, cuando la única persona a la que hay que culpar es a ti mismo. En la vida nunca encontrarás un matón más grande que tus propios pensamientos. Aprende a salir de tu mente y a entrar en tu corazón: ahí es donde está el oro. Los caminos más difíciles nos llevan a los destinos más hermosos. El crecimiento no es fácil; es feo, crudo y doloroso, pero debes saber esto: Cuando atravieses el profundo viaje interior serás una persona nueva, que no volverá a mirar por el espejo retrovisor a su antiguo yo. En cambio, apreciarás de dónde vienes y lo que te costó llegar hasta allí.

Hace poco leí un post sobre las células madre de Tony Robbins. Debería dedicarse a la comercialización de la felicidad de las masas y a vender su infinito número de libros y seminarios sobre cómo cambiar tu vida. Y aunque le da a la gente algunas ideas y consejos realmente buenos, solo te explica la mitad de la historia. Es como un médico: sólo sabe lo que sabe. Él y los demás de su fraternidad afín son incapaces de darte esas respuestas o instrucciones en la vida – no son conscientes; y también mataría su actual opiáceo de las masas vaca de dinero que han creado para sí mismos – son todos millonarios muchas veces. Me recuerda el comentario de Chazz Palminteri en A Bronx Tale a Colagero, cuando ledice: Si tu padre no puede pagar el alquiler, pregúntale a Babe Ruth si le importa. Él no tiene la vibración ni el nivel de sabiduría para llevarte allí. Podría intentarlo, pero fracasaría. Fíjate en la gente como Paul Brunton.

El lerdo con un perfil astutamente construido puede hacer que deslices la pantalla a la derecha, pero esa misma astucia hábil no lo convierte en un príncipe más que un hombre llamado Dick un desliz freudiano. Encontrar a tu príncipe no es tanto una oportunidad de citas modernas impulsada por el marketing social de la culpa dirigido a ti para hacerte creer que hay una esencia absoluta del tiempo que se disipa lentamente, sino más bien un acto del destino que de magia. Aprende a confiar en el proceso del universo; ha funcionado desde el principio de los tiempos. En otras palabras, está fuera de tu control, dale un respiro, cuelga el sombrero de las citas, date de baja y borra todas las aplicaciones de citas, tómate un descanso – empieza a vivir y a disfrutar de la vida, pero, lo más importante, empieza a conocerte a ti mismo, a tu corazón, ante todo – practica a lavar los platos sucios de la vida.

Empieza a aprender a buscar en tu interior las respuestas, la felicidad. No hay necesidad de descargar ninguna aplicación de alegría temporal, pagando a Match, Okcupid, E-harmony o cualquiera de los otros bastardos codiciosos que buscan liberar tu cartera de tu bien merecido dinero – es gratis – siempre lo ha sido. Era gratis hace 1000 años, lo que parecía funcionar bien para ellos. Posteriormente, también puede ayudarte a hacerlo en 2019. Mientras pasas tu tiempo intentando arreglar lo que está roto, buscando cualquier nueva tendencia compulsiva o alegría de vivir que te proporcione una felicidad infinita, la verdadera persona en la que estás destinado a convertirte te espera en las ramas eternas del árbol de la vida. Hasta que no aprendas a diferenciar la alegría de la felicidad, el placer de corta duración de la satisfacción a largo plazo, lo que realmente buscas en la vida seguirá eludiéndote.

Aunque, muy probablemente, a muchos de los que lean esto les gustaría que el proceso y el viaje de buscar en lo más profundo de sus abscesos fuera un viaje a Disneylandia, no es exactamente así, ni un plan prudente. No hay helado gratis en el mundo, con orejas de Mickey o sin ellas. El dolor es tu mayor maestro: escúchalo, procésalo y aprende de él. Los medios de comunicación y la maquinaria de marketing con mentalidad social siempre nos están diciendo cómo debemos ser, cómo debemos actuar, qué debemos hacer y ahora con quién debemos salir y por qué.

Sed realistas, gente: ¿queréis seguir siendo peones robóticos manipulados en este juego por más tiempo? Dejando a un lado la felicidad, es agradable tener simplemente el control de tu propia vida, sentarte en el asiento del conductor de un coche ya predestinado y automatizado en su mayor parte, el vehículo elegido por las normas sociales y la sociedad. Aprende a confiar en tu instinto, en tu yo interior, en tu yo superior. La energía pura no miente.

Deja de escuchar el interminable ruido cacofónico del mundo y empieza a escuchar tu propia y profunda voz interior, tu corazón. Tu corazón es puro, sólo conoce la verdad. Deja que tu alma brille, que te guíe. Ya sabe a dónde llevarte, si se lo permites. A menos que quieras que te tachen de loco, es hora de encontrar una nueva caja de herramientas para la felicidad. Las aplicaciones y páginas web de citas de hoy en día, “deus ex machina,” artificiosas y controladas, no te darán la felicidad. Tampoco lo hará seguir todos los caprichos de tus confusas entrañas. Deja de buscar en todas partes, de buscar en cualquier sitio para encontrar la sonrisa que deseas en la vida y empieza a aprender a mirar dentro, lo divino está en tu corazón. La luz al final del túnel no es la ilusión, el túnel lo es – y, como dijo mejor Rumi: Lo que buscas te busca a ti. Abre los ojos, baja el volumen de las ocupaciones, honra tu sabiduría interior y ve lo que tu corazón tiene que decir – imagina las posibilidades.

Steven Quigley

FOTOS de mi mundo viaja en silla de ruedas – DALE CLIC.

Mi LIBRO – DALE CLIC. Mi SITIO WEB – DALE CLIC.

Social Media links: TwitterInstagram and Linkedin.

Gracias su por amor y apoyo. Amor y luz.

Publicado por docomo25

Steven Quigley, by age eight, was already an entrepreneur with his first business. He has traveled the world extensively, living in many countries, meeting people and collecting experiences that would later form his future. Before first having spent many years in South Asia, he eventually settled into a sales position on Wall Street. It was not long before he was back to business, eventually creating his own consumer finance firm, before his meeting with the express train – that changed everything. After a long journey inward, including recovery and healing from quadriplegia, he has re-emerged a new man, and is currently learning to walk again. He was enrolled as a graduate student at University of Pennsylvania until he withdrew to write his first book, Unbreakable Mind. As a result of that life changing journey, though some would say a natural fit, he is now an international speaker, author and clarity coach.

2 comentarios sobre “¿Crees que los sitios o las aplicaciones de citas en línea te darán la felicidad? Deja de aprender a mirar hacia fuera; empieza a aprender a mirar hacia dentro: desliza la parte superior izquierda hacia la papelera.

  1. Me gusta esa filosofia de vida , muchas veces nos dejamos guiar mas por influencers sin amor propio que por nuestro propio corazon..

    Me gusta el consejo , lo aplicare a mi vida.
    Gracias !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: