Utilizar el tiempo de Covid-19 sabiamente; Oigan todos, mírenme: La incesante necesidad de estar en las redes sociales.

En el mundo Covid-19 en el que nos encontramos, nunca ha habido una mayor necesidad de comunicación interpersonal. La generación actual, nacida en la era digital, carece de la capacidad de comunicarse con otros de persona a persona. El hecho de que las redes sociales desempeñen un papel tan importante en la vida de tantas personas no hace sino agravar el problema a un nivel más amplio. Como resultado de la actual crisis sanitaria y económica internacional, el distanciamiento social y otras medidas de lucha, nos encontramos excesivamente separados de amigos y seres queridos, lo que aumenta el aislamiento y la ansiedad.

Con los horarios desordenados, que se traducen en más tiempo libre, la cantidad de horas diarias que pasamos en línea se ha multiplicado. En lugar de aprovechar ese tiempo libre para leer un libro, dar un paseo por la naturaleza o dedicar tiempo a mejorarse a sí mismo a través de la contemplación, se desperdicia en actividades frívolas y vacías, que no aportan ningún valor a nuestros cerebros ni a nuestras almas. Uno de los regalos de esta crisis internacional es la soledad: tiempo a solas para explorar el interior en busca de orientación; y para buscar respuestas en el exterior, a través de los amigos cercanos y la familia. Sin embargo, la necesidad de llenar nuestras agendas con tiempo “ocupado” impregna nuestros pensamientos.

Aquellos que son íntegros y completos, que han hecho su trabajo, es decir, sus “cosas” en la vida, que han luchado contra sus demonios embarcándose en un profundo viaje hacia los anales más lejanos de su ser, sólo para encontrar la luz, manejan este punto de inflexión con empatía y compasión. Entienden que el mundo no es justo, que no pueden controlar lo que ocurre en la vida, ya que eso está fuera de su control, pero sí pueden controlar sus emociones: su reacción y actitud ante las pruebas y tribulaciones de la vida. Entienden los elementos esenciales interconectados de la comunidad y la necesidad de proteger al prójimo, independientemente de su nivel de patriotismo (profesado y equivocado).

Los que no están completos, los que no se han embarcado en el intolerable viaje para
comprenderse mejor a sí mismos, los que aún carecen de contenido interior y resolución, suspiran porque la vida vuelva a ser como antes. Aparte de ser separados de la socialización diaria con los demás, a través de las medidas implementadas por los gobiernos de todo el mundo, al prohibir a las personas los eventos y funciones sociales que, de otro modo, proporcionarían la tan obligada comunicación, interacción y contacto humano, mientras que otros sufren en silencio, sin poder acceder a los servicios sociales, no hay salidas para que los ciudadanos se desahoguen, no existen. Queda en sus manos explorar nuevas formas de encontrar el bienestar.

Los problemas y preocupaciones que existían antes de la catástrofe no han hecho sino
multiplicarse exponencialmente. Las redes sociales, que normalmente son un medio paramantener el contacto con la familia y los amigos o para contar su vida, se han convertido en la mayor plataforma de autoayuda psicológica del mundo. Cada vez que alguien entra en las redes sociales es bombardeado con información poco fiable, de escasa fuente o con noticias falsas. Es como creer que eres Frank Sinatra en tu propia ducha; pues bien, todos en Facebook, abundan los recién doctorados, son expertos en todo, desde la epidemiología hasta las fluctuaciones de los mercados financieros, pasando por la historia política o la física cuántica. Caramba, ¿cómo he podido equivocarme?

Mis favoritos son los supuestos “consejeros espirituales” de Internet. Están en una estratosfera propia, figurada y literal. Estos gilipollas necesitan tanto terapia como aquellos a los que intentan ayudar y, desde luego, no deberían dar consejos sobre la vida a nadie que los necesite. Internet está repleto de innumerables multitudes de ovejas ciegas que buscan a su pastor. Y no faltan pastores. Su necesidad especial de seguridad es de una clase de élite, en la que pocos son los elegidos, pero muchos son auto ordenados. En otras palabras, ¡los ciegos guiando a los ciegos!

No hay nada mejor que cuando una de estas autoproclamadas “consejeras espirituales” anuncia abiertamente su sexualidad para vender su mensaje – la antítesis de ser espiritual, poniendo un énfasis total y un valor excesivo en la belleza, lo superficial, lo vano y lo superficial. De algún modo, el “mensaje” se pierde en los infinitos e inapropiados comentarios de hombres patéticos, probablemente el mismo grupo que envía al azar asquerosas fotos de penes a mujeres desprevenidas (y escandalizadas). Si estuvieran anunciando bailes eróticos con champán en salones VIP o servicios de acurrucamiento de conejitos, tendría sentido. Pero no es así.

Buena suerte para ver el camino a través del laberinto de la hipocresía personal y la
autocontradicción.

Estos mismos tipos insulsos también responderán inmediata y constantemente a cualquier
comentario que hagas en su post narcisista, sin perder la oportunidad de “etiquetar” a alguien, proporcionando así el “clic-torbellino”, la gratificación inmediata y la confirmación que la sociedad moderna ha llegado a premiar. En cambio, si estos “consejeros espirituales” tuvieran algo “espiritual” que ofrecer, a pesar de lo mencionado anteriormente, no estarían anunciando sus cuerpos y abaratando su mensaje, un subproducto de la “cinta hedónica”, para solicitar “me gusta” y comentarios, alimentando así los algoritmos de las redes sociales hasta el punto de manipular el feed de noticias para que sus publicaciones sigan apareciendo, siempre y cuando alimenten la máquina.


Y para los que están en la otra cara de la moneda del narcisismo, los que tienen un apetito
insaciable, suficiente para llenar un agujero negro, en un mundo en el que la disciplina y el rigor son ajenos, donde lo barato y lo superficial son de rigor, cuyo uso de las redes sociales como moderna auto terapia, con una sed interminable de atestiguar diariamente sin autoeficacia todo, desde su nuevo coche, que por accidente incluyen la marca de lujo , hasta cada caca de su hijo (todos defecamos, por cierto), hasta la siempre encantadora foto de perfil actualizada, con cada ángulo y truco auto embellecedor sacado directamente del manual del fotógrafo – son igual de culpables por estar abundantemente desprovistos de autoconciencia.

“La marca de una mente educada es ser capaz de entretener un pensamiento sin aceptarlo”.

— Aristóteles

Permítame sugerirle otros usos más constructivos de su siempre precioso tiempo: Tal vez podrías utilizar mejor esta donación de maravilla recién descubierta, un regalo disfrazado, en lugar de pasar tus días llenos de interminables medios sociales, tomándote un tiempo para el silencio, un momento para mirar profundamente dentro de tu ser interior, acallar la agitación de tu día, eliminar los ladrones de tiempo, y explorar las cavernosas vicisitudes de tu alma- descubriendo quién eres, por qué estás aquí, y cuál es tu propósito en la vida. Estamos aquí en esta tierra para encontrar el sentido, y la mejor manera de encontrarlo es escuchando a tu corazón. La satisfacción y la felicidad son dos caminos seguros que se construyen a base de ayudar a los demás.

Aprende a retomar el control de tu vida; aprende a apreciar el valor del silencio y la introspección; aprende la practicidad y los inmensos beneficios insondables de la reflexión contemplativainterior.

Hay una buena noticia: tus sentimientos de no estar completo, de no haber recorrido tu viaje interior ,donde tus “cosas” se identifican y se trabajan, tu estado emocional de malestar e infelicidad, y tu búsqueda de llenar una vasta depresión sin fondo tienen solución: El tiempo que pasas en las redes sociales, suplicando que te afirmen y que te gusten los demás, se aprovecha mejor dirigiendo esa misma energía hacia el interior, completando la búsqueda en la vida matando a tus dragónes, comenzando a desenredar la cebolla llamada tú, obteniendo una mejor comprensión de la ruta interna hacia la felicidad.

Actualmente vivimos en una cultura de la personalidad, en la que lo superficial se eleva a la categoría de emperador, en la que hemos sustituido la virtud por el vicio y la integridad por un carácter submoral, en la que hemos elevado a los actores a la categoría de héroes, dejando de valorar a los verdaderos héroes de nuestra sociedad: los que buscan respuestas en su interior, los que se enfrentan a probabilidades insuperables, los que juegan con las cartas que se les reparten (y lo hacen bien), y los que a menudo se caen pero se levantan, incluso a través de la aflicción, la lucha, el sufrimiento y la enfermedad. Estos son los héroes que debemos reinstaurar en la sociedad.

El ardiente deseo que los demás encuentren interés en nuestras vidas, en lugar de descubrir ese mismo interés en nosotros mismos por nuestra cuenta, crea un efecto de espejo de nuestras propias insuficiencias no sondeadas en la hendidura abismal que llamamos nuestro yo, perpetuando el ciclo inagotable de la infelicidad. Nadie puede estar seguro de cuáles serán los resultados de esta catástrofe económica y sanitaria mundial en última instancia, pero tengan por seguro que estamos experimentando un cambio drástico nunca visto en la historia. El cambio es incómodo, no es fácil. No hay manera de evitar Doing The Dirty Dishes de la vida; cualquier cosa de valor que valga la pena requiere trabajo duro y sacrificio.

Proverbio Budista: Sin barro, no hay loto. (Sin suciedad y lucha no hay flor ni belleza).

No encontrarás esa satisfacción en las redes sociales, ni tampoco la felicidad a través de la
necesidad de afirmación incesante. Los medios sociales algorítmicos -programados
específicamente, con la psicología y la adicción en mente, para mostrarnos más de lo que
queremos- garantizan que reforcemos continuamente nuestras ideas del mundo, sin importar lo sesgadas o desinformadas que estén, siempre jugando con nuestra propia narrativa autofabricada y autocumplida. A través de su continua manipulación psicológica, te bebes el refresco, no cuestionas nada y permites que las teorías de la conspiración arraiguen y ganen credibilidad cuando son falsas y sin fundamento.

Lo irónico de todo esto es que estos payasos acuden a las redes sociales para decir a los demás cómo ser íntegros y completos. Señoras, señores y payasos, es como lo que se dice de ser un gurú: Si uno se llama a sí mismo gurú, sencillamente se define que no puede serlo. Lo mismo ocurre con los que pretenden estar seguros de sí mismos en las redes sociales, y pueden mostrarte cómo hacerlo también: son incapaces. Un árbol frutal que no está sano no puede dar frutos. Por lo tanto, ¿cómo puede una persona que no ha recorrido ese camino en la vida informar a otros de cómo proceder hacia abajo? No pueden. Sólo tú puedes. Y de forma gratuita.

Es una paradoja dicotómica de la que muy pocos pueden salir todavía. Y esta interminable
autocontradicción no hace más que empeorar y agravarse por parte de quienes alimentan sus egos nunca satisfechos bajo la apariencia de guía espiritual. El tiempo es el único bien que nunca se puede recuperar, aunque a menudo nos encontremos desperdiciándolo incesantemente, en nuestro propio detrimento. Sólo una vez que nos enfrentemos a nuestros traumas y hagamos las paces con nuestro pasado podremos empezar a esperar encontrar la felicidad y darnos cuenta de que es nuestra para ganar o perder. Ciertamente no vendrá a través de la afirmación de los medios sociales. Busca en tu interior ,donde encontrarás, abundando en el vagabundeo cósmico-todo lo que buscas te está buscando a ti.

Cita del día: “Un hombre tiene tantos yos sociales como grupos distintivos de personas cuyaopinión le importa. Por lo general, muestra una cara diferente de sí mismo a cada uno de estosgrupos diferentes”.

— William James

Steven Quigley

FOTOS de mi mundo viaja en silla de ruedas – DALE CLIC.

Mi LIBRO – DALE CLIC. Mi SITIO WEB – DALE CLIC.

Social Media links: TwitterInstagram and Linkedin.

Gracias su por amor y apoyo. Amor y luz.

Publicado por docomo25

Steven Quigley, by age eight, was already an entrepreneur with his first business. He has traveled the world extensively, living in many countries, meeting people and collecting experiences that would later form his future. Before first having spent many years in South Asia, he eventually settled into a sales position on Wall Street. It was not long before he was back to business, eventually creating his own consumer finance firm, before his meeting with the express train – that changed everything. After a long journey inward, including recovery and healing from quadriplegia, he has re-emerged a new man, and is currently learning to walk again. He was enrolled as a graduate student at University of Pennsylvania until he withdrew to write his first book, Unbreakable Mind. As a result of that life changing journey, though some would say a natural fit, he is now an international speaker, author and clarity coach.

2 comentarios sobre “Utilizar el tiempo de Covid-19 sabiamente; Oigan todos, mírenme: La incesante necesidad de estar en las redes sociales.

  1. Que interesante el articulo me ha gustado mucho tanto el articulo como la filosofia que conlleva , es aplicable a todos , ojala tenga difusion porque es una forma de ver la vida que todo el mundo puede aplicarse para vivir un poco mas feliz en estos momentos oscuros. Difundan , pongan un granito de arena

    Le gusta a 1 persona

  2. Tan interesante como siempre! Tus palabras y pensamientos son muy fuertes y tienen afecto bueno en el mundo. espero que mas gente se entere de lo que ases y que le caiga el mismo gusto que a mi

    Me gusta

Responder a David Moller Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: